martes, 11 de junio de 2013

Un mal Jueves ,en un Piso inmundo

Tengo que contaros lo que me paso el jueves dia 6 de Junio, es de esas cosas que necesito contar y que este es el mejor sitio para hacerlo. ¿Dónde contar esto si no aquí?
No quería decir nada porque aún no es nada seguro, simplemente estoy investigando pero hace unas semanas me plantee la posibilidad de trabajar aquí en Tarragona como escort y me puse a tantear el terreno.
Como se suele hacer en estos casos recurrí a Internet, encontré varios anuncios de “se necesitan escort” y mandé un par de emails. Un par de ellos contactaron conmigo y acordamos un par de entrevistas. La primera ha sido hoy, bueno, por decir entrevista es darle un nombre demasiado grande.
Me dieron la dirección de la casa y hoy a mi hora he llegado allí, bien vestida, vaqueros, tacones y camisa blanca. Llego y llamó al timbre. Una chica gordita, de color me abre la puerta en lencería. Ya no me gusta mucho, me hace pasar y nada más entrar en el pasillo me dan ganas de salir corriendo. Está viejo, mal cuidado, sucio, destartalado. Le digo que soy Stefanni y le pregunto si ella es Kay (la mujer con la que hable por teléfono) me dice que no, que Kay está siempre en la oficina. Me hace pasar a un “salón”, un sillón viejo y roto en medio de un cuarto sucio y viejo. No quiero ni sentarme.
La chica es súper agradable, se pone a hablar conmigo y me enseña la casa. Sólo hay dos habitaciónes y es donde ella vive, con una cama vieja y sucia y me cuenta que en esa cama es donde se trabaja. Tengo clarísimo que no trabajaré allí ni muerta, quiero salir de allí pero espero a ver si viene la tal Kay para decirle que lo siento pero que no me interesa.
Hablamos un rato y allí no aparece nadie, yo no se nada acerca de las condiciones de trabajo y le pregunto a la chica. Me dice que cobra 50 € por servicio (no se si es lo cobra al cliente o lo que ella gana), que vive allí, que tiene dos hijos que viven con su prima… en fin, que los de callejeros se hubieran puesto las botas. Los minutos pasan y allí no aparece nadie, así que le pregunto a la chica si sabe si Kay tardará mucho en venir. Me dice que ella no va a venir, que no va nunca, que el que va un tal “X” (no recuerdo el nombre así que le llamaremos X).
Ya es suficiente para mi, me voy, ¿qué hago aquí?
No quiero que la pobre chica se sienta mal así que en lugar de decirla que no soporto estar allí ni un minuto más la digo que tengo cosas que hacer y que me tengo que ir. En ese momento llega el tal X. Lo primero que me dice es que qué hago así vestida. “¿vestida cómo?” pienso, llevo unos vaqueros, una camisa…Me dice que me quede en ropa interior. “¡¡¡¿Qué?!!!” ¡ni loca! Le comento quién soy y que había quedado con Kay para hablar del trabajo pero que ya no estoy interesada y que me voy. Parece que el tío se enfada y me dice que ya estoy trabajando para ellos, que me han anunciado con las fotos que mandé. Resluta que no eran ni mis fotos. Les dije muy claramente que no hago GRIEGO y ellos pusieron que lo hacia y PROFUNDO .No doy crédito a mis oídos. Estoy un poco asustada, estoy en un piso horrible, con un tío horrible que me está diciendo que trabajo para él. Le digo que lo siento, que habido un error, que yo no quiero trabajar allí. Agarro mi bolso y me voy. Por un momento pensaba que no me iba a dejar salir. Afortunadamente no he tenido ningún problema para irme. Pero eso sí, me he ido con el corazón en un puño y pensando en quién me manda a mi meterme en esas historias.
¿Qué hago yo aquí? Esa era la pregunta que no dejaba de rondarme en todo momento por la cabeza. No se en que estaba pensando, no soy tonta pero a veces lo parezco. No sabía nada, ni tarifas, ni condiciones, no había sido capaz de encontrar la agencia en internet, ninguna información, nada. Y aún así he ido a ese piso inmundo. Mi sexto sentido me decía que me iba a encontrar con algo parecido, ¿por qué he ido entonces? A veces me sorprendo a mi misma haciendo este tipo de cosas, a veces pienso que soy como una niña que juega con fuego y que un día se va a terminar quemando. En fin un experiencia mas vivida

1 comentario:

  1. Entiendo perfectamente la pésima experiencia que has vivido y te doy la enhorabuena por salir indemne de tal situación. La profesión es de riesgo y cuanto menos te expongas a sufrir algún ataque o lesión, mejor que mejor. Lo ideal es trabajar de manera independiente y no ir por sitios demasiado apartados o en barrios marginales.

    ResponderEliminar